Comandante de mil aventuras (exclusivo para varones)



Allá por el ´76 salieron “Los temerarios”. Y yo tuve uno. Pero al tiempo lanzan los “Joe súper- temerario”, totalmente articulados y con barba, mas musculosos que los otros, mas viriles y yo no podia dejar de tenerlo. Recuerdo que mis padres me lo regalaron, dejándome en claro que hacían grandes esfuerzos por cumplir mi capricho; no sólo por lo económico sino por esa cosita tan militarizada que tenían, pero el Che Guevara era comandante y un poco se parecía a mi Joe, además no dejaba de ser un muñeco...claro que todo eso lo deduje mucho, mucho tiempo después ¿por que no pedía una pelota? ¿Eh?
Durante una semana mi Joe fue el terror de las Barbies y las Cindys de mi cuadra. Una tarde, jugando a que cruzábamos un puente colgante (que no era otra cosa que la soga de colgar la ropa) se me cayó al suelo y perdió la cabeza. Jamás la encontré, parece que voló a la casa del vecino y cayó entre los matorrales de su jardín. En fin. Era Industria Argentina. No me importó demasiado. Total: Un temerario sin cabeza es un temerario al fin.
P.D.: Como las Barbis y las Cindys no le dieron mas pelota a mi Joe, por que les daba impresión la falta de testa ó por que a mis padres no les alcanzo el dinero para la ropa y andaba siempre de slip azul, comencé a travestir al otro temerario, que no era articulado pero que tenía cabeza.
  • Joe
  • está aquí.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    Datos personales

    Seguidores

    Contacto

    estodotodo@yahoo.com.ar

    Archivo

    Etiquetas