Never stop falling



La otra noche. Please hold me close and whisper that you love me. En algún momento, nos tocamos apenas, fue mas que una caricia y algo menos que un abrazo, yo tuve ganas, por un instante, de cantar pero, es cierto, ultimamente estoy impasible. When you are near, everything’s clear. Vos me invitaste a bailar, me pediste que le cambie la letra a esa canción, me dijiste que no me cuesta nada hacerlo, me pediste por favor, mas de una vez y como me tomaste de la mano no pude negarme. Lo de siempre. And let’s never stop falling in love...doo, bee, doo. Nosotros. Dos. Yo. Cantando. Una. Nueva. Canción...Doo, bee, doo. No, no se me ocurrió nada, tampoco a vos. Cayendo: Always I hope that we shine like the star. Solo nos susurramos un par de cosas que ya nos habíamos dicho antes, al oído, primero a uno y después al otro y ésta vez sí hubo un abrazo, producto de los susurros al oido y la cercanía. Reímos. Cayendo juntos. No esperamos a que termine el disco. Nos envolvió por un momento la melodía. And promise that your dreams are only of me. A vos te envolvió un poco mas que a mi, hasta que se apagó. Lento. De pronto te toqué, entre los pelos, con un dedo, quizás no lo recuerdes. Pregunté algo, algo muy general. Sobre la comida, por ejemplo, ó sobre los impuestos. No recuerdo bien si primero pregunté y después toqué, entre los pelos sorprendentemente negros por la luz, a contrapelo con el dedo ó fue al revés. No let’s never stop falling in love. A mi me sorprendió ver lo negro de tu castaño. Vos todavía estabas envuelto en la melodía. Hasta que caímos. (5-3-2004)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Seguidores

Contacto

estodotodo@yahoo.com.ar

Archivo

Etiquetas