No te necesito

Hace algunos años Pepito Cibrián Campoy fue a dar una clase magistral a la Universidad de Teatro de Tucumán invitado por el Gobierno de la Provincia. En su amplísima generosidad P. pidió que no se cobre la inscripción al curso, lo que permitió que prácticamente toda la Universidad se anote en el taller incluidos muchos maestros y profesores (esa magnanimidad épica que destaca a P.).
Al llegar el gran día la sala estaba repleta. P. pide a todos que suban al escenario y se pongan a caminar (hasta ahi una clase de teatro cualquiera), hasta que en determinado momento se acerca al oído de los presentes y les susurra: "No te necesito".
Los alumnos señalados debían bajar del escenario y abandonar inmediatamente la sala.
Así fue como P. se deshizo del grueso de los presentes (maestros/as de actuación, alumnos/as avanzados, actores y actrices profesionales) convirtiendo la clase magistral en un pseudo-casting hasta quedarse con una decena de los mas esbeltos y fornidos changuitos cañeros, cerró las puertas de su clase y no se supo mas de él.
Si, en Tucumán aprendieron que el teatro también puede ser un ámbito cruel.

7 comentarios:

  1. Estamos jugando al ajedrez.

    Yo muevo tus piezas y vos movés las mías.

    Entonces, ¿por qué son "tuyas" tus piezas y "mías" las mías?

    Estamos viviendo.

    ResponderEliminar
  2. Como dice una conocida..."la gente es inmunda"
    Saludos
    Garras

    ResponderEliminar
  3. tremenda esa historia

    ResponderEliminar
  4. Pepito es Dios!
    Hernan.

    ResponderEliminar

Datos personales

Seguidores

Contacto

estodotodo@yahoo.com.ar

Archivo

Etiquetas