Banfield 19

A Mia le encanta posar para las fotos. Hace miradas sugestivas o gestos tiernos o alguna pirueta graciosa que sería imposible capturar por una cámara. En cambio, Maikel es mas huidizo. Es reacio a mostrarse y es, sin ánimo de humanizarlo, mucho menos “expresivo”.

Mia es pura violencia y vive en estado de alerta permanente. A veces se nos ocurre que no duerme, que nos vigila. No para protegernos sino para no perder el control de la situación. Maikel es absolutamente maricón, estaría todo el día refregándose en nuestros pantalones, tocarlo es producirle una descarga de placer incontrolable y es quizás el único “gesto” que produce una variación en su cara.

Hago la salvedad: jamás me atrevería a hablar del “carácter” de un gato. Eso se lo dejo a los enfermitos que se enamoran de ellos.

Como sea, Mia y Maikel son muy distintos, a pesar de haber sido adoptados con diferencia de pocos días pero tienen algo en común además de haber nacido en Banfield. Mia prefiere tomar agua del bidet antes que de su precioso bebedero y Maikel prefiere robar comida del tacho de basura aunque su plato esté rebosante. Esa cualidad de ladrones me produce repulsión y cierta devoción por ellos.

1 comentario:

  1. Perdone, pero ese tipo de relato pormenorizado acerca de sus gatos lo hace, ni mas ni menos, "enfermito que se enamora de ellos" Es el problema de adoptarlos, es inevitable enamorarse. Su seduccion natural es ineludible....
    Lo siento cayo en sus redes!

    ResponderEliminar

Datos personales

Seguidores

Contacto

estodotodo@yahoo.com.ar

Archivo

Etiquetas