Axolotl (comedia)



(En la tienda de mascotas de Rivadavia y Bulnes)
J.: Y éste cuanto cuesta?
Veterinario: Éste cuesta 18 y aquellos 15...
J.: Y cómo los alimento?
Vet.: Moliendo el corazón.
J.: Y no necesitan "respiradores" para el agua? (o como quiera que se llamen, pero él entendió)
Vet.: No. Cuando el agua esta sucia se la cambias y listo.
J.: Y que tipo de pecera me conviene?
Vet.: Una grande si querés que crezcan, una chica si no los querés ver crecer.
J.: Y piedritas?
Vet.: No. Son peligrosas, si tienen hambre se las comen.
J.: Y si compro dos pueden surgir problemas de convivencia?
Vet.: No. Pero eso si, no los dejes con hambre por que se comen entre ellos.
J.: Que voracidad!
Vet.: Tené siempre el corazón a mano. Igual no hay problema, si se comen una pata les vuelve a crecer.
J.: Ah, bueno. Gracias, paso la semana que viene.
(Ahí me acordé del relato de Cortázar y me prometí, por las dudas, no volver a leerlo)

3 comentarios:

  1. Si, es realmente increíble. Por suerte existen los corazones de repuesto.

    Existen, no?

    *

    ResponderEliminar
  2. me encantó lo del tamaño de la pecera, osea que si le compras una pecera gigante creceran de ese tamaño. cool!!

    ResponderEliminar
  3. Qué impresión! Esos bichos son muy raros y me recuerdan tenebrosamente a Juan Di Natale...

    ResponderEliminar

Datos personales

Seguidores

Contacto

estodotodo@yahoo.com.ar

Archivo

Etiquetas